Archivo por días: 30/12/2018

León tiene futuro, pese al PP

Su pasado marcado por una larga lista de agravios por parte de la Junta de Castilla y León que ha priorizado siempre un desarrollo asimétrico de la comunidad, su presente marcado por una larga lista de estadísticas negativas en cuanto a empleo, demografía y actividad y ese desencanto leonés que también expresaron los Panero y que tan bien define al leonés noble y sincero, pero un poco taciturno, llevaron un día a Silván a pensar que cualquier cosa valía para asentarse en una ciudad a la que llegó castigado y en la que se mantiene como segundo plato de una lucha por su carrera que descarriló en manos del aparato del PP, del que tanto se sirvió él.

El desencanto, pensaba, serviría para conformar a los leoneses. Lo sabía él bien porque venía de doce años de la Junta. Y por eso, no le importó llevar a la ciudad al letargo. Ni una iniciativa pionera en casi cuatro años de mandato, ni un proyecto original, ni un plan de ciudad -pagamos uno plagiado-, ni una obra iniciada pesarán en su haber cuando se vaya. Le recordaremos por hacer fracasar proyectos esenciales como el Palacio de Congresos de León, la modernización de Ordoño o la conservación de la Plaza del Grano. Por haber acabado convirtiendo en poco más que un mes de la cecina un proyecto tan especial y tan abiertamente explotable como la Capitalidad Gastronómica. Un proyecto fracasado por la falta de ambición de una alcalde que tuvo la desfachatez de recoger una medallita por un evento que llamado a ser el revulsivo turístico de la ciudad se ha cerrado con menos visitantes que en años anteriores y con cifras de viajeros y pernoctaciones que sitúan a León por debajo de la media nacional, y autonómica.

Le recordaremos por su colaboración con la Junta para llevar el Conservatorio a los bajos del Campo de Fútbol y su silencio ante el retraso en la construcción de un centro nuevo; por sus escándalos en las contrataciones, sus licitaciones paralizadas una y otra vez por el Consultivo o el Tarcyl, por su nula reivindicación a ese agravio perenne en la Junta con la Educación, la Sanidad o la conservación del Patrimonio….

Le recordamos que es procurador y que ha intervenido tres veces en las Cortes en tres años.

Le recordaremos por sus vaivenes derivados de su falta de diálogo y consenso de una oposición a la que casi en ocasiones despreció aliado a sus socios de Ciudadanos. Apenas una decena de propuestas del resto de los grupos fueron aprobadas y sólo un par de ellas ejecutadas pese al consenso que las amparó.

Pero, como decían los Panero, quizá “el fracaso es la más resplandeciente victoria”. Quizá el fracaso como gestor de Silván y su continuidad sean una su batalla ganada o quizá su fracaso personal sea la mejor victoria para unos miles de leoneses que creemos que sí, que León tiene futuro, pese al PP.

León tiene un futuro que ha de cimentarse en cuatro sectores básicos: el logístico, el bio-tecnológico, el educativo y, cómo no, el cultural-turístico.  La ubicación estratégica en el mapa nacional, el cruce de caminos que siempre ha sido León, ha de aprovecharse para el desarrollo económico y solo la ceguera selectiva de la Junta ha impedido que así fuera. El desarrollo logístico del Noroeste, la salida al mar de la Meseta, las comunicaciones con y hacia Portugal pasan necesariamente por León y ahí es donde la capital ha de hacerse fuerte. Reitero que solo desarrollando el proyecto de la plataforma logística de Torneros, León tendría abierta la posibilidad de empleo y desarrollo que tanto necesita. (Silván lo sabía y por eso, siendo consejero, diseñó un mapa logístico que priorizaba el eje Burgos-Palencia y Valladolid que aún sufrimos).

Agarrados a la Universidad, el Incibe y las empresas de un sector tecnológico y biosanitario hallaremos también la respuesta a la creación de empleo, empleo de calidad que genera asentamiento poblacional y actividad económica.

La Universidad es hoy el referente para 13.000 jóvenes pero puede, y debe, ser más grande. Un desarrollo coordinado con el resto de las administraciones, un mapa de titulaciones acorde a las posibilidades del Campus leonés y a las nuevas demandas laborales hacen esta institución la base de cualquier proyecto de ciudad. No podemos vivir ajenos a ella, espalda con espalda, como hemos hecho estos últimos años.

Por último, a nadie se le escapa que el pasado bimilenario de la ciudad, su legado histórico, patrimonial, artístico y cultural, unidos a una gastronomía y una enología del máximo nivel nos dan el eje de desarrollo del sector servicios.

El plan estratégico de una ciudad no puede plagiarse ni inspirarse siquiera, en otras ciudades; Hay que desarrollarlo con apego y con amor a esta tierra. Ese apego y ese amor que nace de un conocimiento integral y de una fuerte ilusión por el futuro. Desde el PSOE lo tenemos, llevamos años trabajando en ello. Nunca una ciudad ha recibido tanta inversión como cuando el PSOE ha gestionado las instituciones. Nunca se han desarrollado ni fraguado tantos proyectos de futuro como en los años de gobierno socialista, el Incibe, la llegada del AVE y la construcción del Centro de Regulación y Control ferroviario, el Centro de Alto Rendimiento, la llegada de la Universidad de Washington y del Instituto Confucio, la Ciudad del Mayor, los polideportivos de Quevedo o Luis Vives, los centros sociales de Ventas o La Asunción, o el propio Palacio de Congresos y Exposiciones se pusieron en marcha o desarrollaron en esos años. Sí, en plena crisis se adelantaron obras que fueron paradas luego por el PP.

Y se confirma que si se quiere, se puede.

El PSOE quiere y puede, vamos a por ello.

 

 

Tribuna publicada en Diario de León el 30 de diciembre de 2018.

https://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/leon-tiene-futuro-pese-pp_1303140.html