Archivo de la categoría: por José Antonio Diez

Silván, digno y ofendido

Está el alcalde de León, Antonio Silván, muy ofendido porque el PSOE ha denunciado que unas empresas –no se sabe cuáles- han pagado –no se sabe cuánto- para instalar las luces de Navidad en la plaza de Guzmán y la avenida de Ordoño –no se sabe cómo-. Estas empresas, colaboradoras con el Ayuntamiento, merecen todo el aplauso de los leoneses y un reconocimiento que, sin saber quiénes son, realizamos desde el PSOE. Ellas han salvado la tristeza de unas fiestas de Navidad sin adornos.

Pero ese no es ni el problema ni la cuestión.

La cuestión es que cada euro que entra en el Ayuntamiento, cada euro de que dispone el alcalde o un concejal, de manera directa o indirecta, debe estar debidamente documentado. Quién lo aporta, para qué y a cambio de qué. Y el alcalde, pese a las preguntas concretas del PSOE y de los medios de comunicación, no ha sido capaz de dar una respuesta creíble. Se muestra digno, y ofendido.

Es evidente que la ciudad tiene otros problemas, que nacen todos de una raíz que es la falta de compromiso y proyecto del alcalde y el PP con la ciudad. Porque no olvidemos que si FEVE no está en el centro de León, si la integración no se ha realizado, si la Ciudad del Mayor no está abierta, si el parador de San Marcos no está reformado, si el AVE no llega en doble vía o el Emperador no está restaurado es “gracias” a los siete años de gobierno del PP. Siete años de desidia, dejadez, agravio y machaque a León. Por acción, por omisión y por falta de reivindicación de Silván. Calladito, que se juega la nominación en y de su partido.

Así que señor alcalde, si alguien puede mostrarse ofendido aquí son los leoneses que sufren todo esto.

Basta ya. Basta ya de echar balones fuera. Explique, con documentación, quién ha pagado la instalación de las luces de Ordoño, cómo se ha cursado esta colaboración, cómo y con qué permisos se han colocado las luces, cuánto dinero nos costarán a todos los leoneses las luces que, en teoría, pagan los comerciantes, y quién es la mano amiga que le ha salvado a usted la cara. No aclarar todos estos extremos, seguir usando el insulto -a las empresas que recurren contratos y reciben la razón en los tribunales- o a quienes denuncian falta de transparencia es un error, un error y una falta de respeto a los leoneses que tienen que saber cómo, para qué, de quién y a qué se destina cada euro que entra en el Ayuntamiento.

Si no, nos lleva a pensar mal. Y el refranero español aquí es muy rico…

Calle Ancha de León, "hogar" de Arty.

El ruso de la calle Ancha de León como metáfora

Estoy seguro de que si Antonio Silván escuchara a los leoneses, también en esto, sabría que Arty es ya algo más que un músico callejero, con todas las ventajas e inconvenientes que esto tiene, para él y para los leoneses.

Arty es un leonés más, un leonés que se han granjeado el aplauso casi unánime, porque con su acordeón ha logrado ser un elemento más, imprescindible, del paisaje urbano de León. Parece raro pasear por la calle Ancha sin escuchar a este músico ruso como lo es no ver al hacedor de burbujas o al castañero. Miles de vídeos que inundan las redes tienen en Arty a su protagonista, tocando ese himno a León que todos coreamos al pasar a su lado.

Pero Arty es, en estos días, un leonés silenciado. Una metáfora en la semana en que miles de leoneses salimos a la calle en demanda de un futuro para León tras años de agravios de un gobierno autonómico que, hoy, de nuevo ha dado un mazazo a nuestras infraestructuras.

Tras más de una década tocando en la calle Ancha, el acordeonista ruso de León se ha hecho famoso a su pesar. Y “gracias” a un desalojo que el PP justifica en las 300 denuncias que el músico tiene acumuladas, denuncias que estarán justificadas pero que suenan, cuanto menos, desafinadas. Denuncias que justifican, según el PP, actuar contra Arty con coches policiales, decomiso de recaudación y de teléfono móvil.

Seguro que hay decenas de formas de hacer las cosas mejor, seguro.

En una ciudad en la que es tan difícil lograr la unanimidad, Arty prácticamente la ha logrado. Contra el equipo de gobierno del Ayuntamiento. Nadie entiende cómo pudo ser desalojado de esa forma de la calle Ancha, la calle de la que vive y en la prácticamente vive.

Si Arty acumula 300 denuncias, ¿cómo se ha llegado a ese número? ¿Cómo se ha gestionado todo tan mal para no poder conciliar el derecho de Arty a ganarse la vida tocando en la calle con la normativa vigente, el derecho de otros artistas callejeros y el derecho de los vecinos? ¿Cómo es posible que se espere a actuar, en cumplimiento de la norma, la licencia o la ley, tanto tiempo?

Bueno, claro. Silván no escucha a Arty tocar. Como tampoco escucha a todos los demás que claman por su futuro en la calle.

Visita Rajoy a León

Venir a León pa ná

Visita ministro Fomento a León.

Tiene la desfachatez Antonio Silván de destacar que, desde su toma de posesión en junio de 2018, ningún ministro socialista ha venido a León. Cuatro largos meses en los que no han podido resolver a plena satisfacción del alcalde los problemas que dejaron los siete años de gobierno del PP. Vaya, quizá sea esa la razón de que no hayan podido venir, ocupados y preocupados por las decenas de “asuntos pendientes” que el PP dejó en Moncloa.

Pero analicemos las visitas de los ministros de Rajoy que, igual, es interesante.

visita ministra león

En la pasada legislatura el primer ministro que hizo acto de presencia en León, en diciembre de 2012, un año justo después de su toma de posesión fue Ana Pastor, esa que en sus posteriores visitas sería calificada por el alcalde como la mejor ministra de la Historia y que nos dejó, también, los mayores marrones. Ni concluyó la integración del ferrocarril, ni la llegada de FEVE al centro, ni siquiera la obra de integración, ni la puesta a pleno funcionamiento del AVE ni, por supuesto, la puesta en marcha del CRC. Luego regresó, a hacer la campaña de Silván, o a ver el Cáliz, porque nada más dijo de las demoras de sus cometidos.

Excluido Catalá que acudió a la toma de posesión de su amigo Silván como alcalde en una visita cuasi privada en la que ni habló como los medios, la siguiente visita ministerial a León se produjo en mayo de 2016.

En febrero de 2017 vino la ministra Isabel Tejerina, de plena actualidad por sus declaraciones, para hablarnos del sector agroalimentario. Una visita en la que eludió ratificar el proyecto para las riberas de los ríos al que se había, nos dijeron, comprometido antes. Cuatro meses después, ocho meses después de tomar posesión y cuatro después de haberse comprometido, llegó Íñigo de la Serna. El ministro vino a “reverdecer viejas promesas” y no trajo, ni siquiera, nuevas promesas. Que si FEVE está a punto, que si los maquinistas permitirán que el AVE llegue a plena velocidad cuanto antes… (dos años después de la primera fecha comprometida).

La vicepresidenta también nos visitó, bueno visitó al alcalde. Habló Soraya Sáenz de Santamaría de la sensibilidad del PP con la minería. Sí, ya sabemos cuál es la sensibilidad del PP con la minería.

Visita ministra a León.

Pero, sin duda, la mejor visita fue la de Mariano Rajoy. En enero de 2018 llegó el titular de presidencia a León. Para pedir perdón por “robar” a León la cuna del parlamentarismo. Para pedir perdón por un lapsus histórico.

El ministro Ábalos ha visitado ya León. Lo hizo solo unos días después de su toma de posesión para abrir al tráfico el tramo de la A60, esa autovía entre León y Valladolid, que el PP paralizó durante años a su antojo y desarrolló, luego, solo desde su lado vallisoletano.

También estuvo en la ciudad Francisco Polo, secretario de Estado de Agenda Digital, en la sede de Incibe e, incluso, en el Ayuntamiento de León. Quizá Silván, sentado a su lado y en su despacho, no le vio. O prefiera olvidar que le vio.

En León ¿quién quiere cultura teniendo ocultura?

Sorprendente, cuanto menos, resulta la presentación de las actividades del Museo Egipcio que realiza hoy el alcalde Antonio Silván. Un centro privado. Sorprendente porque el regidor está muy, muy ocupado,  (no olvidemos que tiene que viajar recurrentemente a Valladolid para cumplir con sus tareas de representación de los leoneses como procurador en las Cortes Autonómicas).

Tan ocupado está que elude, muchas veces, su presencia en actividades municipales y más veces aún las solicitudes de reuniones de asociaciones de vecinos, por ejemplo.

Pero la presencia del regidor en este acto nos ha recordado que hace no tanto tiempo en León había un Instituto Bíblico Oriental que en sus salas acogía una de las muestras más interesantes de arte que se pueden ver en Europa. Piezas únicas, más de 3.000 había expuestas, que iban desde el Neolítico hasta el siglo XX. Desde Mesopotamia hasta Etiopía, Israel o India, pasando, por supuesto, por Europa y Egipto. Junto a una biblioteca de más de 10.000 volúmenes formaron un legado tan interesante que fue inaugurado con la presencia de la Reina Doña Sofía que avaló y bendijo, en el año 2009.

Pero llegó el PP y decidió que este museo, con piezas originales únicas, no tenía ningún valor para retenerlo aquí y cuando sus responsables acordaron irse de su sede de la Basílica de San Isidoro y, sin más, cerrar las puertas –hartos del menosprecio de los regidores de Ayuntamiento, Junta y Ministerio-, nadie les retuvo. Ya teníamos Santo Grial y Naves del Misterio para hacernos promoción como ciudad de la Ocultura. Para qué hablar de nuestra Cuna del Parlamentarismo reconocida por la UNESCO si ya teníamos leyendas de las que sacar provecho.

¿Quién quiere cultura teniendo ocultura? ¿quién necesita originales teniendo buenas copias?

En fin. Que Silván presenta las actividades del Museo Egipcio.