Ciudadanos, la decepción del sostén de Herrera

Os dejo la tribuna que, sobre los presupuestos de la Junta, publica hoy en sus ediciones de papel y digital Diario de León.

La llegada de nuevos partidos políticos a las Cortes de Castilla y León abrió grandes esperanzas incluso para los que, como yo, éramos muy escépticos con estas formaciones. Pensamos que la quiebra de la mayoría absoluta en el Parlamento podría hacer cambiar la deriva de un gobierno popular que, tan asentado en su cómoda atalaya de poder, dirigía esta comunidad con iniciativas injustas, desequilibrios buscados, agravios consolidados y una falta de ideas tan grave que nos lleva a un retraso de años con otras comunidades del entorno y, por supuesto, con otros territorios europeos. No son capaces de salir más allá de su despacho en Valladolid para ver cómo es esta comunidad ni qué necesita.

Quizá cuando la esperanza es grande es mayor la decepción. Pasados dos años desde esa toma de posesión nada positivo ha salido de esta entrada. Herrera sigue tan cómodo como estaba en su poltrona, esperando una jubilación que desea tanto como merece. NO porque lo haya hecho bien, sino porque está agotado como su proyecto.

Podemos irrumpió en la política autonómica sin autonomía. Marcado por la onda expansiva de Pablo Iglesias y sufriendo sus vaivenes. Iniciativas, pocas.

Pero ha sido Ciudadanos el partido que peor ha sabido utilizar el poder que le dan sus escaños y, al igual que ha pasado en el Ayuntamiento de León, se ha convertido y erigido en una mera muleta del PP. Nada queda ya de los anuncios de regeneración que el partido naranja ondeó en campaña electoral. Una tras otra han caído las presuntas condiciones sine qua non iban a apoyar a Herrera. Regeneración política, eliminación de los aforamientos, más dinero para políticas sociales y, por supuesto, acabar con los recortes en Sanidad o Educación.

Amenaza de no votar, negociación simulada, y firma y foto. Un trámite que se ha repetido ya tres veces a cambio de un apoyo que, sin duda, consideramos un regalo. Crónica de un pacto anunciado.

Cuando leo que el pacto de los presupuestos de PP y Ciudadanos garantiza los libros gratis para los niños de la comunidad desespero. El nivel de renta establecido para poder acceder a esas ayudas se sitúa en torno a los 12.000 euros, lo que en La Rioja, por ejemplo, se considera pobreza extrema. Así apenas un 10% de los niños de León reciben sus textos sin coste.  Y me irrito cuando me hablan de las mejoras en la sanidad y compruebo que la lista de espera de nuestros hospitales o especialistas, maquillada, contempla a más de 5.000 personas. Cuando Ciudadanos destaca que han logrado 500 millones de inversión más en la comunidad, busco las partidas. Son, dice Ciudadanos, partidas no específicas y, desde luego,  muy encajadas en los presupuestos, tan encajadas que nadie las encuentra.

Pero la realidad es que Castilla y León fue, en 2016, la comunidad autónoma que perdió, en términos relativos, más población -23.124 habitantes- y se convirtió en la cuarta en peores registros demográficos en términos absolutos. El año anterior la pérdida superó los 24.500. Despoblación a la que el PP, tras casi treinta años de gobierno interrumpido, sigue buscando una explicación. No hace falta ninguna comisión de estudio más, señor Herrera. Castilla y, sobre todo, León pierden población porque ustedes, desde la Junta, recortan los servicios básicos en todas las comarcas, olvidan las áreas periféricas de la comunidad y fían todo el desarrollo de la comunidad a la automoción y sus sinergias. Porque ustedes muestran una tibieza dolorosa contra el Gobierno que mató las cuencas mineras. Porque ustedes no son conscientes de que en las montañas de León no se puede cerrar un colegio más si no queremos convertirlas en el desierto más elevado del mundo. Porque ustedes, señores del PP, no han tomado ninguna medida de discriminación positiva para esas áreas de la comunidad que, aun teniendo las mejores condiciones, han sido condenadas por unas infraestructuras precarias y por una apuesta logística contra la lógica y el sentido común.

Ideológicamente entiendo que Ciudadanos, mero apéndice del PP y más tan cercano a sus postulados que se confunde e imbrica en él, apoye a Herrera. Pero les pido responsabilidad, la responsabilidad de todos los cargos institucionales para decir la verdad y evitar la demagogia.

El apoyo de Ciudadanos al PP no ha traído absolutamente nada bueno para los leoneses. Y lo veremos cuando acabe este mandato.

http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/ciudadanos-decepcion-sosten-herrera_1196388.html