El cocinero de las Cortes y los menús escolares

Detalle del pliego de condiciones del contrato del servicio de cafetería y comedor de las Cortes de Castilla y León, con la especificaciones de los menús del día a preparar.
Detalle del pliego de condiciones del contrato del servicio de cafetería y comedor de las Cortes de Castilla y León, con la especificaciones de los menús del día a preparar.

Casi al mismo tiempo que la Junta de Castilla y León licitaba los menús (en línea fría) para los comedores escolares donde cada día acuden miles de niños y niñas leonesas, las Cortes licitaban el contrato para el comedor de las Cortes. Las cláusulas contemplaban cocinar menús del día, y algunos excepcionales, “con gran calidad” para los parlamentarios y visitantes a la institución. Un menú de calidad, sano, variado y equilibrado nutricionalmente. De elaboración casera, puntualizan las bases de licitación.

Porque las Cortes de Castilla y León tienen comedor y cocina, algo que sorprende porque ayer el consejero de Educación defendió que lo mejor, más seguro y adecuado para los menús es la línea fría. En otras palabras trasladar durante cientos de kilómetros un menú y recalentarlo en el comedor.

Según el consejero, que en dos meses ha tenido que tragarse ya algunas de sus palabras al PP, al que ahora pertenece como cargo, es mucho mejor este traslado a que se contraten cocineros que en los propios colegios y con productos frescos preparen un solo menú –y no tres como se ofrecen en las Cortes- para los niños. Hombre, señor Rey, mejor no. Más sabroso, no. Más seguro, lo dudo. Más barato, quizá.

La Junta nos ha hecho comulgar tantas veces con ruedas de molino (o con gorgojos en la sopa) con el tema de Serunión que ya nada nos sorprende. Pero yo hago una propuesta. Si tan buena es la comida en bandeja que la lleven a las Cortes y la coman Herrera y Rey. A los escolares leoneses que les preparen, en sus coles, menús «de calidad, sanos, variados y equilibrados».