Los vecinos del Polígono X reclaman espacios para la reunión

El PSOE reclama espacios de reunión para los vecinos del Polígono X

La visita de los ediles confirma la falta de mantenimiento general del barrio que hoy han llevado a la Comisión de Quejas


El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de León reclama al Equipo de Gobierno que habilite espacios de reunión para los vecinos del Polígono X, una de las quejas fundamentales de los residentes en este barrio que han transmitido sin éxito esta reclamación al alcalde en distintas comunicaciones.

Los concejales socialistas, que visitaron el barrio, destacan que a la falta de mantenimiento general que se constata también esta área de la ciudad se suma una falta de espacios para reuniones y actividades que los vecinos consideran esenciales para la organización y vertebración del barrio. Además apuntan la necesidad de que estas zonas tengan baños públicos para los residentes.

La edil Vera López explica que los vecinos nos han trasladado un listado completísimo de deficiencias que ha sido, sistemáticamente, desatendida por el Equipo de Gobierno del Partido Popular. Las quejas recogidas se han transmitido hoy en la Comisión de Quejas y Sugerencias recalcando la petición de vigilancia del cumplimiento de la normativa de bicicletas y de la presencia de perros sueltos que generan problemas a los residentes en la zona. Por ello, piden que se delimiten las áreas de esparcimiento canino, uso de bicicletas y juegos infantiles porque ahora se produce una intersección compleja que genera  problemas para los usuarios.

Los vecinos reclaman también tareas básicas esenciales como la reparación de luminarias, baches y fuentes

Además, los vecinos reclaman el cambio del mobiliario urbano que pese a su sustitución hace unos meses no cumple con los requisitos de funcionalidad, son demasiado altas, no sirven para jugar y complicadas para sentarse para los mayores con problemas de movilidad.

Los residentes en el Polígono X solicitan además cosas básicas como la reparación de las fuentes del parque, reparación de los alcorques y vigilancia de la poda para evitar que las farolas queden tapadas generando falta de iluminación y, por lo tanto, inseguridad.