La Junta agrede a León… hasta de palabra

El pasado lunes, la consejera de Economía, Pilar del Olmo, acudió a Burgos para presentar la ampliación del puerto seco. Sí, el puerto seco. Esa infraestructura que la Junta niega a León como niega la puerta en marcha de una plataforma intermodal. Allí, en la ciudad castellana dijo la consejera que debemos trabajar para conseguir que Burgos siga siendo “la capital industrial” de la comunidad. Agregó que el presidente Herrera ha tenido mucho que ver en el impulso que se ha dado a la inversión en el puerto seco por su apuesta por las políticas de reindustrialización. Trabajemos, quiso decir,  todos los castellanos y leoneses, suponemos nosotros. Que viene a ser que los leoneses delegamos en la Junta nuestras funciones para que ellos trabajen por Burgos dado que está meridianamente demostrado que por León trabajan menos que más.

Hace muchos, muchos años, que los representantes de la Junta iniciaron una política de agravio a León, que también se vio reflejada con la estrategia Cylog que codiseñó el ahora alcalde y entonces consejero de Fomento, Antonio Silván. Una estrategia que, como ya denunciamos entonces y seguimos denunciando ahora, condena a la provincia de León en el desarrollo logístico y consolida el eje de desarrollo Burgos-Palencia-Valladolid. Una estrategia que, está sí, está dando resultados que se perciben en detalles como la tasa de paro o la demográfica.

Una estrategia de agravio que siempre ha sido negada por la Junta y a la que siempre responden con un escueto: los leoneses que se quejan son victimistas.

Pero ahora ya la Junta ni se corta. Hemos de trabajar para que Burgos siga siendo la capital industrial de Castilla y León. Y León siga siendo la capital del desierto industrial. Ya casi lo están logrando. Solo tenemos que darles un poco más de tiempo.