La opinión de José Antonio Diez: Demasiado ruido para este silencio

José Antonio Diez en un momento de la manifestación por las infraestructuras ferroviarias.
El clamor de miles de personas que el pasado domingo salieron a la calle para exigir el cumplimiento con los compromisos y, lo que es más importante, la solución a las necesidades de infraestructuras de los leoneses no merece el desprecio del silencio del PP.
La presidenta del grupo conservador se equivoca, y mucho, en su postura contra las integraciones ferroviarias. Si primero tuvo la desfachatez de asegurar que no iba a la manifestación por si la rompían el otro brazo –como si los leoneses fueran desalmados agresores- ahora recalca que la protesta no tiene sentido en tiempo de crisis.
Señora Carrasco, precisamente cuando hay crisis es cuando más necesarias son las medidas para atajarla: infraestructuras imprescindibles para el desarrollo económico.
Señora Carrasco: No es que no haya dinero, es que hay prioridades y éstas no pasan por León para su partido. Pasan por Murcia, Vigo, las autopistas radiales de Madrid o el rescate de las entidades bancarias como quedó de manifiesto en la concentración del domingo, esa a la que los cargos del PP –con libertad de decidir- optaron por no ir.
Mal que le pese al PP, miles de leoneses salieron a la calle el domingo para recordar que León necesita Alta Velocidad, integración ferroviaria y los puestos de trabajo que conlleva el desarrollo ferroviario. Miles de personas que escuchan atónitos el toma y daca del PP buscando culpables en el pasado y echando balones fuera en el presente. No es entendible que infraestructuras como la variante de Pajares o la misma línea Venta de Baños-León superara el 84% o 91% de ejecución en 2011 y no hayan rebasado el 2%-3% en estos casi tres años de gestión del PP. No es entendible o sí lo es. León no es prioridad ni siquiera es importante para el PP.
Pero gobernar es gestionar, dar solución a los problemas ciudadanos, y si los representantes del PP no saben hacerlo está claro que esas mismas voces que el domingo salieron en defensa del tren saldrán para pedir que se vayan y dejen paso a quienes, al menos, tienen la voluntad de ayudar a los leoneses.
A Carrasco o Suárez Quiñones quizá los leoneses no les echaron en falta en la manifestación porque sabían que estuvieran o no, no iban a hacer nada por solucionar sus problemas. Pero en el envite les va su continuidad en los cargos.