Silván y Pinocho

El presunto museo romano de León.

Esta misma mañana, el portavoz del Equipo de Gobierno municipal, Fernando Salguero, admitió que la empresa no ha realizado las obras que debería haber acabado el pasado mes de abril para rehabilitar el yacimiento arqueológico de Santa Marina. Hasta ahí bien. Si no fuera porque el pasado mes de agosto, cuando desde el PSOE denunciamos la demora, aseguraron que no había ningún problema.

Es más, hace solo unos días cuando denunciamos igualmente las graves deficiencias de la Casona como Centro de Interpretación de León Romano apareció una carta en la que, presuntamente, la Junta confería a este centro la categoría de Museo de Castilla y León. Un museo que, por otro lado, no aparece como tal en la página específica para esta categoría ni siquiera en el apartado de centros de interpretación. Vamos que si tenemos tres museos municipales en León, la Junta no reconoce ninguno pese a lo que dice el PP del Ayuntamiento.

Nosotros, dada nuestra experiencia, más nos inclinamos a pensar que en el Equipo de Gobierno de Silván, en el PP municipal, hay muchos (y muchas) mentirosos compulsivos.

Mienten cuando dan los datos de turistas y estancias hoteleras para justificar su nefasta gestión y refieren datos de presuntos trienios oficiales.

Mienten cuando hablan de foto-rojo que no funcionan pero multan.

Mienten cuando niegan acuerdos extraños y opacos en la contratación de las luces de Ordoño, cuando niegan que el albergue ha sido desvalijado porque no valía nada de lo que tenía dentro cuando la realidad es que lo han tirado, regalado o cedido sin un solo trámite administrativo; mintieron, desde el inicio, como cuando negaron el trato de favor en las licencias al concejal reprobado Pedro Llamas al que, pese a todo, los técnicos sancionaron por hacer una obra sin licencia (falta que él también negó, por cierto).

Faltan a la verdad cuando hablan de las avanzadas gestiones para un Centro de Referencia de Autismo que era un deseo de la asociación más que una realidad del Ministerio de Rajoy… Y no les afecta el dolor que defraudar las expectativas de decenas de familias puede causar.

Mienten con la ejecución del presupuesto, con las inversiones previstas o realizadas, con la demora de licitación de los fondos Edusi, con la gestión del Palacio de Congresos. No dan abasto a mentir.

Mienten compulsivamente. Mienten con el fin de seguir engañando a los leoneses.

La enésima mentira, la rebaja de la deuda. Contratas a una empresa que ponga la cifra que tu quieres que refleje en la deuda vamos a poner 430 millones y luego cada reducción es un récord absoluto. Claro que eso queda desvelado cuando llega Hacienda y con datos oficiales dice que la deuda real no llegaba a 250 millones.

Hasta sus compañeros de Ciudadanos “mienten” a su manera. “Olvidando” que llevan tres años y medio gobernando con el PP y sosteniendo al alcalde. Olvidan hasta que pactaron los presupuestos y dicen que Silván no cumplen.

Debe ser un síndrome de mentiroso compulsivo complejo porque les pasa como a Pinocho, se nota demasiado Pinocho.

Lo que debería conocer Silván es el refranero popular: Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.