Archivo de la etiqueta: Cepedano

La lógica de la Junta, o del PP, ante León

 

Podríamos decir que nos quedamos atónitos cada vez que la Junta, el PP y sus acólitos, sea por uno de sus portavoces bien sea la consejera Marcos o Javier Cepedano, destacan que no hay ningún agravio a León y que las voces que lo denuncian son “ilógicas y fuera de lugar”. Pero, no. Ya estamos tan acostumbrados a su defensa a ultranza del reparto desigual del desarrollo en la comunidad que a nosotros no nos produce sorpresa y a ellos no les genera rubor.

Además, para rebatir sus argumentos de trato igualitario no hay nada más que darles tablas: previsiones de crecimiento, tasas de actividad o paro, pérdida de población, emigración, inversión per cápita, ayudas a la inversión. Por eso solo repito lo que dije hace solo unas semanas: la Junta ha decidido apostar por el eje Burgos-Palencia-Valladolid y así nos va al resto de la comunidad. Que esto no es un problema de León.

Podrían ellos argumentar su discurso en que lo están haciendo tan mal en todas las provincias que por eso no hay más diferencias. Eso sí nos lo creeríamos.

En todo caso, decir, como ayer indicó la consejera portavoz, que el PSOE no es riguroso ni serio, después de que yo, a lógicas preguntas de los medios sobre la posibilidad de un referéndum dijera que lo que necesita León no es una consulta si no que el PP se vaya del Gobierno autonómico (y también del Central, que eso no lo dije pero también lo pienso) es matar moscas a cañonazos. O querer matar al mensajero.

Señora Marcos, señor Cepedano. En León hay un sentimiento leonesista, que va mucho más allá de las formaciones que así lo llevan en su ideario. Alcanza, como dije, a casi todos los leoneses. Y yo soy uno más. Ni siquiera portavoz de ellos, aunque sí oyente y correo de sus quejas y demandas. Pero, claro, no todos los leoneses pensamos igual. No a todos llega este sentimiento por defender nuestra tierra y nuestro futuro, es verdad. Algunos van muy bien en su discurso castellanista o castellano y leonés (¡ufff, que difícil de decir!). Y son personas que salen mucho en las fotos.

Los leoneses, muchos, pensamos que León no ganó nada con la integración en la comunidad. Y lo más terrible es que las décadas de gobierno del PP lo confirman aún hoy. Quizá  no sea el momento de hacer una consulta porque, como ya dije, el resultado lo podemos pronosticar sin temor a equivocarnos. Lo hace el CIS o las agencias de la comunidad cada vez que nos preguntan a los leoneses si nos sentimos de esta provincia o castellanos. Mire usted, señora Marcos, sus resultados.

Lo que debemos hacer los leoneses, y así llevo años haciéndolo yo, es denunciar todos los agravios que van desde los viajes del club de los 60 hasta los tramos de la León-Valladolid, de la centralización de las instituciones al desarrollo de las plataformas logísticas, de la confección de una mapa de titulaciones universitarias en lugar de otro, desde el cierre de las estaciones y los consultorios en el medio rural a la dotación de los servicios hospitalarios, desde las ayudas a los festivales a las apuestas de desarrollo. O no es agraviar cuando se opta por otros sectores mientras se deja morir la minería, cuando a Europa se remite una plataforma de Valladolid para las ayudas en lugar de la de Torneros…

Le repito el argumento que no debió usted leer íntegro pero que mi compañero Luis Tudanca entendió perfectamente: De lo que tiene que independizarse León es del PP. Y si alguien quiere preguntar, que pueda hacerlo. No tengan miedo al resultado.

 

 

 

Cuando te arrolla la hemeroteca

DSCF0876La hemeroteca, ese archivo de los medios que tanto daño hace a los políticos, ha arrollado esta semana a Antonio Silván y corre el riesgo de que le atropelle, con todas las consecuencias, también a su valedor Javier Cepedano.

Hace unos días, en el último pleno municipal, recordé al Partido Popular que su gestión no resiste la hemeroteca. Está plagada de anuncios, justificaciones, excusas, incumplimientos y, en definitiva, mentiras. En nimiedades, pero también en temas esenciales para León.

La hemeroteca ha arrollado a Antonio Silván quien en 2010 señalaba que la puesta en marcha del Palacio de Congresos de León era una oportunidad histórica como motor económico no solo para León capital sino también para la provincia. Lo decía quien ahora paraliza el proyecto por los retrasos en la obra, motivados, en primer lugar, por el incumplimiento del pago de la financiación por la Consejería de Fomento que él presidía. No pagó ni siquiera la segunda anualidad en tiempo y forma.

Ahora, tras consumir 50 millones de la inversión prevista, nos hallamos con un cascarón vacío, que debemos cerrar para que quede presentable con otra inversión millonaria. De aquellos polvos, estos lodos, dice el refranero.

Quizá debimos pensar que algo tenía de premonitorio que las actividades más difundidas, y casi las únicas, celebradas en este complejo ferial-congresual hayan sido sendas exposiciones sobre “La Nave del Misterio”  y el “Hundimiento del Titanic”. Y recuerdo que las pagamos, y bien, todos los leoneses.

Premonitorio.

Lo triste es que el atropello por la realidad no es la primera vez que le ocurre a Silván. Lo mismo le pasó al ahora alcalde cuando, como consejero, firmó el convenio para el desarrollo de Torneros y nada más hacerse la foto con la ministra de Vivienda, Beatriz  Corredor, empezó a renegar del proyecto y boicotearlo desde el mismo Consejo de Gobierno de la Junta. Y ahí está la hemeroteca para recordar, para recordarle la foto y el boicot.

Hoy, Javier Cepedano, ha destacado que León está a la cola en recuperación y pide apoyo institucional para revertir esta situación. Quizá debería revisar la hemeroteca y recordar que fue él,  días antes de las elecciones, el primer valedor de Antonio Silván al frente de la alcaldía. “León sale ganando con la candidatura de Antonio Silván”, destacó en la tele y en el periódico el presidente de la FELE dos meses antes de las elecciones.

Que nos explique ahora en qué ha ganado León con este alcalde. Que explique por qué ha parado una obra tan esencial para León, y para los empresarios, como el Palacio de Congresos. Estamos atentos a la hemeroteca, los archivos radiofónicos e, incluso, la tele para su explicación. Y para guardarla en la hemeroteca.