Archivo de la etiqueta: demagogia

La bombilla, si no está conectada, no funciona

Hemos llegado a un punto de tener que explicar las cosas como si nos dirigiéramos a alumnos de Primaria, porque si no hay muchos que no entienden nada. Incluso hemos llegado al punto de perdonar la ignorancia sobre los trámites burocráticos, la legalidad vigente o la contabilidad básica.

A veces, incluso, por ignorancia o por intención hemos llegado al punto (¿verdad compañeros de Podemos?) de pedir en el Pleno que se cometan flagrantes irregularidades y ahí están las actas para confirmarlo.

En ese marco de la torpeza más absoluta debemos, creo, enmarcar las declaraciones del procurador y máximo responsable de Podemos en la comunidad, Pablo Fernández, cuando nos critica por apoyar el concurso para la sustitución y el SUMINISTRO de la iluminación pública de León. Simplificando tanto bien por ignorancia o bien por insidia, Pablo Fernández explicó que con un contrato de 20 millones cada luminaria, unas 20.000 en León, tiene un coste de 1.000 euros. División fácil -con tanto cero- pero incorrecta.

Porque Pablo Fernández debería hablar con sus compañeros (concejales del Ayuntamiento desde hace más de dos años) para que le explicaran que este contrato incluye el suministro de electricidad para diez años. Un suministro por el que el Ayuntamiento de León ya paga ahora más de dos millones de euros al año. Un pequeño detalle que por ¿insidia, ignorancia o demagogia? olvida el líder de Podemos.

Sus compañeros (si sabían lo que pretendía soltar) deberían haberle explicado, para que no metiera la pata hasta el fondo, que dada la situación legal y económica del Ayuntamiento esta licitación era la única posible. Porque sólo desde la ignorancia supina se puede entender este patinazo. Salvo que pensemos que Pablo Fernández supiera que mentía y tratara de timar a los leoneses para su propio beneficio, el de su discurso rimbombante y el de su política demagógica. Pero eso seguro que no es así.

Pero es básico, de primer curso de política y de segundo de gestión municipal. Sea de 300 o de 1.000 euros, la bombilla si no está enchufada no funciona.

¡Ay, la nueva política!

La insoportable levedad de Ciudadanos en el Ayuntamiento de León

El pasado viernes, en el Pleno Municipal, nuestro compañero Luis Miguel García Copete argumentó el rechazo a la propuesta (oportunista) del Grupo Municipal Ciudadanos para eliminar el  Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, común y erróneamente conocido como plusvalía. Sin esperar a la necesaria aclaración de la sentencia ni a la regulación nacional que se realice con ella, el grupo naranja abanderó una inútil e interesada propuesta que el PP dejó pasar y que, tememos, no tenga más consecuencia que un titular, que es lo que siempre buscan.

Además del argumento de ilegalidad de la propuesta y de la imposibilidad de su aplicación, está claro que en esta iniciativa de Ciudadanos priman más los propios intereses de sus representantes que los de los ciudadanos reales, los leoneses que residen en León, los servicios públicos o las cuentas municipales.  Pero es que, en política, como en otros órdenes de la vida, hay quienes se dedican a hacer demagogia con un oportunismo tan descarado que sonroja. Y la demagogia no es ni nueva ni vieja política, es algo transversal que no queda circunscrito a ningún partido concreto. Y la demagogia se acentúa sobre todo en las formaciones con principios más endebles y líquidos. Cuando uno no tiene una ideología o idea de ciudad clara es cuando afloran la palabrería barata con la que agasaja los oídos a la ciudadanía, la irresponsabilidad de las propuestas y la frivolización del ejercicio de representación política.

Cada vez que Ciudadanos propone irresponsablemente iniciativas que suponen reducción de ingresos municipales, debería también decirnos qué servicio público básico va a recortar, si va a reducir o no la partida para los contratos de ayuda a domicilio o para comedores en las residencias, por ejemplo, o explicar a unas cuantas familias que les vamos a negar la ayuda de emergencia social o minorar la cuantía. O también podían decirnos qué actividades deportivas o culturales van a ver incrementadas su precio público. O que le diga a los docentes, alumnos y AMPAS de los colegios que este año tampoco habrá dinero suficiente para atender sus demandas básicas de conservación y mantenimiento. O que exponga cómo va a financiar la renovación del alumbrado público sin recursos, con velas tal vez.

O, puestos a frivolizar, se me ocurre alguna pregunta absolutamente infantil y graciosa: ¿cómo vamos a poner en marcha si reducimos los ingresos y renunciamos a propuestas que revertirían el declive socioeconómico de la ciudad como son las food trucks rotatorias, los enchufes para cargar el iphone en un parque o construir una pista de hielo?

A las instituciones no se viene a aprender ni a experimentar, pero Ciudadanos tiene hipotecado con sus votos y sus ocurrencias a Antonio Silván y a su equipo de gobierno, incapaces de dialogar con otros grupos. Si siguen imponiendo sus demagógicas iniciativas, en unos años el Ayuntamiento de León será una mera gestoría contable sin apenas ingresos que se limitará a pagar la deuda y a los empleados municipales y no será de utilidad a la ciudadanía, aunque igual sí responderá a otra serie de intereses alejados del general.

Ciudadanos se harta a decir que estamos en un Estado de derecho, que hay que cumplir las leyes, que el ordenamiento jurídico está para respetarse. Pues bien, en León por desconocimiento, por osadía o por desafío al Estado, quiere subvertir todos los principios jurídicos por un puñado de votos pretendiendo que el Ayuntamiento deje de aplicar un tributo regulado por la legislación estatal y que sepamos nadie ha derogado ni modificado su regulación.

“Dar soluciones sencillas a problemas complejos” es como el consenso académico define populismo. Milan Kundera tiene dicho que “el éxtasis de la demagogia es un político con un niño en brazos”. En León, en cambio, el éxtasis de la demagogia es la insoportable levedad de un grupo político desnortado, que cambia de posicionamientos según por dónde sople el viento, que hacen del oportunismo su única táctica política. Esa insoportable levedad que hace aflorar la charlatanería que alivia los oídos del contribuyente, que conlleva auspiciar propuestas políticas irresponsables y que frivoliza el ejercicio de representación y gestión política, como si de una partida de parchís se tratara.

Diez rechaza la contratación de un “enchufado” para el Ayuntamiento

Las y los ediles del Grupo Municipal en una de las votaciones del Pleno celebrado hoy.

Las y los ediles del Grupo Municipal en una de las votaciones del Pleno celebrado hoy.

El PSOE rechaza la urgencia de una moción “demagógica y extemporánea” de Ciudadanos

El Grupo Municipal Socialista ha rechazado hoy la contratación de una persona externa para la realización de la Relación de Puestos de Trabajo del Ayuntamiento de Léon, dejando fuera a la plantilla municipal para contratar a un “enchufado”.

Diez precisó que la situación económica del Ayuntamiento y el cumplimiento de la legislación vigente y del Plan de Ajuste impiden esta contratación y explicó que el personal municipal está cualificado para realizar estas tareas sin tener que recurrir a dotar un puesto para una persona específica.

Además, el portavoz socialista recordó los más de 66.000 euros gastados en el anterior mandato para la contratación de una empresa privada para la realización de trabajos de gestión de personal. Trabajos de los que -precisó- no hemos sabido nada.

Además los concejales del PSOE rechazaron la urgencia de una moción presentada por el grupo Ciudadanos para la dotación de plazas en los campamentos para niños con problemas económicos. Diez precisó que esta moción además de un acto de propaganda del Grupo no atacaba ni atajaba el problema de cubrir las necesidades básicas de los menores leoneses que el Equipo de Gobierno del PP viene eludiendo desde hace años. Diez recordó que el día 14 de junio, un día después de  la toma de posesión, el PSOE ya apeló a la implantación de medidas especiales para cubrir las necesidades básicas de los menores de León.

IMG_0613“No vamos a apoyar la urgencia de esta moción porque hacerlo sería reconocer que el problema ha surgido ahora y nosotros, como Grupo Municipal, llevamos tres años recalcando la necesidad de que el Ayuntamiento de León establezca medidas especiales para la atención las necesidades básicas de la población y, en especial, de los menores que son el colectivo más vulnerable. Admitir la urgencia y aprobar esta moción supondría también conformarnos con unas medidas que son, claramente, insuficientes para la población de León. Y que, tal y como se presentan a este Pleno, son totalmente inaplicables de urgencia”.

Diez que acusó a los ediles de Ciudadanos de demagogia subrayó que “si para Ciudadanos esto no fuera más que una actuación de propaganda que queda reflejado en la moción y su presentación por vía de urgencia y sin debate, si la atención a las necesidades básicas de los menores fuera tan importante hubiera incluido la atención a los menores como una condición sine qua non para pactar con el PP en lugar de pactar y acelerar su entrada, por ejemplo, en la Junta de Gobierno Local o presidir la Mesa de Contratación”.

La urgencia de la moción y, con ella, su debate fue rechazada por todos los grupos de la Corporación excepto por sus autores, Ciudadanos.

 

 

La opinión de la semana: Ahora toca… lavado de imagen

José Antonio Diez en una rueda de prensa en el Ayuntamiento.

José Antonio Diez en una rueda de prensa en el Ayuntamiento.

El ex presidente José María Aznar cuando quería eludir preguntas incómodas soltaba un “hoy no toca” y se quedaba tan fresco. Emilio Gutiérrez, a su nivel, hace lo mismo y también, sí toca, lo contrario.
El alcalde considera que ahora toca lavar la imagen tras dos años de desdichada gestión, de espaldas siempre a los leoneses. Y que mejor manera de mejorar su poco carismática figura que fotografiarse con niños para recordar (para confirmar ante todas las dudas) que es una persona cercana capaz de hablar con los ciudadanos, aunque no voten y tengan menos de 3 años. Así baila con ellos y se muestra como un ser mortal aunque él –en contra del resto de los mortales- no necesite vacaciones y así pueda tomar decisiones durante todas las jornadas estivales, decisiones, eso sí, que como las que ha adoptado en julio o agosto no beneficien a ningún leonés.
Pues decía, como toca lavado de imagen, Emilio Gutiérrez ha decidido detraer una parte de su presupuesto de Alcaldía –de publicidad y propaganda- para destinar esa partida a ayudas de emergencia social. Sería una buena noticia si no fuera porque desde el PSOE ya hemos denunciado que el presupuesto para este concepto era demasiado elevado teniendo en cuenta los recortes de las partidas para empleo (por ejemplo), porque hemos pedido ayudas especiales para personas en riesgo de pobreza y el PP las ha rechazado, porque han declinado establecer ayudas para libros y porque, como siempre, ha rechazado destinar partidas específicas a creación de puestos de trabajo aunque vinieran a través de subvenciones finalistas de la Junta ya concedidas. Y porque este alcalde ha sido capaz de pagar 4.000 euros a una emisora para que le entrevistara cada mes, con un cuestionario en el que no “tocaba” hablar de críticas.
Vamos, que nos lo creeríamos si no fuera porque creemos que sólo va a ser un lavado de imagen. Aun así, bienvenidas sean estas partidas si sirven para ayudar a las familias que lo necesitan.