Archivo de la etiqueta: fondos

El PSOE pide acción institucional para evitar el cierre del Instituto Bíblico en León

• Evelia Fernández destaca que no se puede perder un referente mundial
• El Grupo Socialista recalca la importancia de este centro para el turismo en la ciudad

evelia-webEl Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de León reclama al Ayuntamiento de León y a la Junta de Castilla y León que lleven a cabo todas las acciones necesarias para evitar el cierre del Instituto Bíblico Oriental que, según los medios de comunicación, está trasladando todos sus bienes a otras sedes en la provincia.
La edil Evelia Fernández destaca que León no puede perder este centro que es un referente mundial y guarda un legado insustituible de más de un millar de piezas de gran interés arqueológico, histórico y artístico y una biblioteca exclusiva y muy valiosa.
“Perder este museo sería un durísimo golpe a la oferta de una ciudad que debe centrarse en la cultura y el patrimonio como eje de su política de atracción turística. Este Instituto es, sin duda, un valor añadido a la oferta de León y como institución pública el Ayuntamiento de León ha de hacer todo lo posible para que no se desligue de la ciudad”, precisa Evelia Fernández.
La edil socialista se muestra sorprendida por la falta de declaraciones públicas del alcalde y la concejala de Cultura tras conocerse la noticia del desmantelamiento del museo en la sede de la Colegiata de San Isidoro, y exige unión institucional para evitar el traslado. De entrada, pedimos al alcalde que en representación de León recabe toda la información necesaria para conocer las razones de este cambio en el museo y en el Instituto Bíblico Oriental e inicie los trámites para facilitar las condiciones para que no se produzca.

León y los leoneses necesitamos, merecemos

DSCF5542

José Antonio Diez junto a la presidenta de los eurodiputados socialistas españoles, Iratxe García, en la jornada León conecta Europa.

El 28 de julio de 2010, la entonces ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, firmaba un convenio por el que el Ministerio aportaría 80 millones de euros para el desarrollo de la Plataforma Logística Torneros-Grulleros. Una inversión que “contribuirá al desarrollo industrial de la zona y que contará con un millón de metros cuadrados destinados a la actividad empresarial, con la posibilidad de que se asienten aquí un total de 350 empresas que crearían hasta 3.000 puestos de trabajo. A esta cifra habría que sumar – explicó Corredor – todos lo que se generaran por la obra de urbanización y construcción de las naves industriales”. Fin de la cita.
El entonces, y ahora, consejero de Fomento, el leonés y recalcó por su rareza lo de leonés, Antonio Silván, que suscribió este mismo convenio indicaba la importancia de la colaboración entre las instituciones para crear “una plataforma que constituye un elemento al servicio del desarrollo y del futuro productivo de nuestras empresas”, a la vez que destacaba el lugar por su estratégica confluencia de redes viarias y ferroviarias”. Torneros contribuirá –dijo Silván aquel día- “a que León y Castilla y León sean un referente logístico de primer orden, un nodo logístico del norte y noroeste de España”. Fin de la cita.
La Plataforma Logística de Torneros surgió, en parte, como una necesidad para resolver los problemas derivados de la integración ferroviaria de la ciudad de León. Esta integración requería, entre otras cuestiones, del traslado de los talleres, pero también con el ineludible objetivo de mantener los puestos de trabajo, en aquel momento cerca de 700.
Se buscaron distintos emplazamientos, pero finalmente, se apostó por esta ubicación por su situación estratégica y en ella ya se han invertido más de 8 millones de euros en adquisición de terrenos, trabajos técnicos y ambientales.
Sin duda fue una apuesta, como lo es la de todas las plataformas logísticas. Mientras el transporte de mercancías por ferrocarril en Europa supone casi el 20% del total, en España solo es del 3%. Desarrollar este tipo de infraestructuras en busca de un crecimiento es una apuesta del Estado, una apuesta de futuro y de desarrollo inteligente, sostenible e integrador, acorde en cada uno de estos aspectos con la Estrategia 2020 definida por Europa.
Pero mucho ha cambiado el panorama desde ese mes de julio de 2010 cuando se firmo el convenio. Tanto que solo se mantiene igual el consejero, el leonés Antonio Silván, que sigue sentado en su sillón en Valladolid.
Porque en estos cuatro años y medio, la ciudad de León ha perdido más de 4.500 residentes de entre 15 y 40 años de su censo, un censo en el que ya no alcanzamos los históricos 130.000 habitantes.
En este mismo período la provincia de León ha perdido 1.992 empresas (según los datos del Directorio General de Empresas que recoge el Instituto Nacional de Estadística).
Entre 2010 y 2012 se cerraron 650 comercios en nuestra ciudad, según datos de la Fundación La Caixa. Una sangría que ha continuado en estos últimos años y que ha supuesto, solo en el municipio de León, la pérdida de 1.600 empleos del sector.
La tasa de actividad ha bajado tres puntos y se sitúa 13 puntos más baja que la media nacional.
La recuperación del empleo, que cada día se encargan de vendernos, es tan nimia y ficticia que no puede recibir ese nombre de recuperación.
15.000 hogares de la provincia de León, y es un dato de ayer mismo, no tienen a ninguno de sus miembros trabajando.
El 68% de todo el empleo que se recuperó el pasado año en la comunidad se rescató en Valladolid, lo cito a modo de comparativa aunque al portavoz de la Junta no le gusta que los leoneses hagamos comparaciones.
Pero quizá, lo que más ha cambiado desde la firma de ese convenio Junta-Ministerio y determinante para que hoy estemos aquí reivindicando una inversión, ha sido la llegada al Gobierno de Mariano Rajoy.
El 20 de noviembre de 2011 se cerraron las puertas al polígono de Torneros aunque entonces no lo sabíamos. A su olvido y abandono se unieron también, el proyecto de soterramiento del AVE, el desarrollo de la integración de FEVE, la apertura del Centro de Regulación y Control de la Alta Velocidad y un sinfín de proyectos que explican esa sangría demográfica y laboral que padecemos y que será el principal reto a que nos enfrentaremos, como sociedad, en los próximos años.
Ha cambiado tanto el escenario, que es necesario que hoy aquí nos reunamos y presionemos para lo que la lógica y también la propia Unión Europea consideran esencial, que es, el desarrollo de la plataforma logística intermodal de Torneros. Siendo este el proyecto más factible y viable para el desarrollo económico, logístico, industrial y laboral de León.
La lógica y la Unión Europea parece ser que están en contra de las pretensiones del PP que ha olvidado en este camino de apenas tres años esas palabras del consejero, esa cita, y ha apostado por borrar del mapa León, también como eje logístico y nudo de comunicaciones.
Lo han hecho con toda nuestra red de comunicaciones. En la red viaria –la AP-76 sigue esperando-, en la ferroviaria –aun aguardamos el AVE, que cuando llegue lo hará en una sola vía y mermado en sus prestaciones- y en las aeroportuarias, el aeropuerto de León registró en 2014 los peores datos de su historia en número de operaciones, pasajeros y transporte de mercancías.

La Junta desarrolló un Plan Logístico a través de la red Cylog –que explícitamente olvida León y Torneros- y que tiene una ocupación inferior al 40%, un fracaso por ellos admitido. Una red que vulneraba el Plan Regional de Ámbito Territorial (el PRAT) que a instancias de la sociedad León Alta Velocidad tramitaba la administración autonómica y que destacaba la centralidad del nodo logístico por sus accesos a la A-66 (Gijón-Sevilla), la línea férrea León-Palencia, la León- Burgos y la N-630.
Con unos datos de paro inasumibles, en crecimiento constante, con la emigración como único destino de nuestros jóvenes, y no tan jóvenes, y el envejecimiento poblacional, parece que pocas oportunidades tiene hoy León de recuperarse.
Pero Torneros, es una de ellas, y los fondos de la Unión Europea la garantía de poder ser la realidad más inmediata.
Estoy convencido de que buena parte del futuro de León depende de esos fondos europeos que, a través del Mecanismo Conecta Europa, podrían llegar a León.
Desde el año 2000 han llegado a Castilla y León más de 21.781 millones de euros directamente de Europa, tres cuartas partes correspondientes a las ayudas directas al desarrollo rural y al sector agrario, la PAC. Pero hubo, en este periodo, más de 5.000 millones de euros derivados de fondos estructurales (Feder) y al Fondo Social Europeo para el fomento de empleo. Canalizado por la Junta y el Estado, esos fondos han cambiado el paisaje de infraestructuras y empresas de la provincia, y de la comunidad.

Por ello ¿alguien en su sano juicio consideraría razonable no luchar hasta la extenuación por lograr más financiación?
Parece que no. Y desde luego, no es una cuestión de locura sino de estrategia.
Poner en marcha Torneros significaría no sólo crear esos miles de empleos que se preveían en 2010 sino desarrollar las sinergias necesarias para nuestro aeropuerto, nuestro turismo, nuestro comercio, nuestra universidad e incentivar nuestro consumo. En definitiva, crear las palancas necesarias para que León repunte y recupere población, empleo y posibilidades.
A través del Mecanismo Conectar Europa se destinarán casi 12.000 millones de euros a desarrollo logístico e infraestructuras del transporte, conseguir parte de estos fondos garantizaría la implantación y desarrollo del que, no me canso de repetir, a día de hoy es el proyecto más serio, factible y viable para el desarrollo económico y social de León, permitiendo crear empleo y fijar población.
Renunciar a esta posibilidad, con excusas de plazos o esperas imposibles, no es solo una negligencia es casi un delito, un delito para el futuro de León.
Hemos presentado mociones en el Ayuntamiento de León y en la Diputación para reclamar –exigir- a los gobiernos autonómico y central que incluyan el polígono de Torneros, la plataforma logística, como proyecto a financiar en la actual convocatoria del mecanismo Conectar Europa.
En ambas instituciones, el PP formalizó su respaldo a nuestra moción en las respectivas comisiones informativas y los próximos días 27 y 28 se celebrarán los plenos que confirmarán el absoluto apoyo institucional por parte de todas las fuerzas políticas.
Hemos conseguido ir todos juntos, en este importante hito para León, exigiendo que el Ministerio incluya en su propuesta a presentar, antes del próximo 26 de febrero, a la comisión europea la plataforma logística de Torneros.
Pero no podemos obviar que el apoyo del PP de León, en gran parte nace viciado, porque al mismo tiempo que el PP de León rubrica este apoyo en las instituciones leonesas, por otro lado, la Junta primero, ocultó deliberadamente la información de esta convocatoria a las instituciones leonesas ninguneando de manera evidente al PP de León y en segundo lugar por sus argumentos ante la reivindicación leonesa, diciendo que ya es muy tarde para incluir la propuesta en esta convocatoria y que habrá otras oportunidades más adelante. Y esto es mentira. Es evidente que aún estamos a tiempo, el plazo finaliza el 26 de febrero, y solo desde la reivindicación y la presión institucional y social, de todos, de la sociedad leonesa, podemos hacer posible que el ministerio incluya Torneros en su propuesta.
El PP de Castilla y León no moverá, como nunca lo ha hecho, un dedo por el futuro de León mientras ese movimiento no lo entienda como rédito electoral. De ahí que juegue al despiste y el desconcierto con este y otros tantos temas relevantes para León.
Pero la unanimidad en la reivindicación y, sobre todo la movilización social, pueden hacer reconsiderar las decisiones previamente adoptadas. Pueden hacer cumplir con los deseos y derechos de todos los leoneses, a la vez que cumplir con la estrategia de la propia UE. Y puede que entre todos consigamos volver el calendario a ese julio de 2010 con el que comenzaba mi intervención.
León y los leoneses necesitamos sentirnos locomotoras y no vagones de segunda o tercera como pretenden y parecen estar consiguiendo algunos, lo necesitamos para recuperar nuestro orgullo, nuestro futuro y el de nuestros hijos. Esto es posible, solo tenemos que mostrar unidad y no dejarnos engañar para que nadie nos hurte una vez más nuestro futuro.
No permitamos que unos pocos decidan y reincidan en errores del pasado, incrementando la larga lista de oportunidades perdidas.
León y los leoneses no podemos permitirnos perder un año más, ni siquiera un día más, sobre aquello que representa nuestra oportunidad más notable de futuro. Durante los últimos cuatro años la ciudad de León pierde de media cada año más de 1.050 habitantes, y durante estos tres años- se van de nuestra ciudad, cada día, tres jóvenes por falta de oportunidades y futuro. León y los leoneses no podemos esperar.
Sin embargo esto constituye un claro contrapunto con lo que opina y piensa el consejero leonés Antonio Silván. Silván opina que León y los leoneses debemos esperar más, seguir esperando y es imperdonable. Nuestra fecha tope es este 26 de febrero. Un político de esta tierra no puede dejar de involucrarse y defender los proyectos y oportunidades para los suyos. León no puede permitirse el lujo de perderlos, más si cabe cuando Silván lo hace en defensa de proyectos para otros territorios infinitamente menos castigados que León y sus vecinos.
Os hago una pregunta, ¿Alguien recuerda algo significativo, un proyecto relevante generador de riqueza con el que los leoneses puedan identificar a Antonio Silván después de 12 años de consejero de la Junta? La respuesta es un claro y rotundo no. De él recordaremos su sonrisa, sus buenas palabras y escasos actos, su servilismo a sus jefes de Valladolid. Y, como no, las oportunidades perdidas para León.
No consintamos, con nuestra esfuerzo y unidad, que León pierda otra oportunidad. Muchos de los que estáis aquí lo sabéis mejor que yo, no tenemos tantas. Tenemos derecho a poder mirar con optimismo al futuro.
León y los leoneses necesitamos, merecemos y justificamos la inversión que demandamos, porque León conecta Europa, si no se cuenta con León se trunca el desarrollo del noroeste, esa relevancia e importancia que si se nos da desde Europa y que se nos niega desde la Junta.
Estratégicamente, socialmente y laboralmente, León necesita conectarse con Europa. No dejemos, por nosotros y por los que vendrán, volver a dejar pasar otra oportunidad.
Estoy plenamente convencido, para finalizar mi intervención, que conseguiremos que el Ministerio incluya en su propuesta a Europa antes del 26 de febrero la demanda de todos los leoneses, la plataforma logística de Torneros.